Una mirada al mundo de las letras us

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina


Mundo Cultural, la nueva casa del arte yp la cultura.



LA CHICA QUE SOÑABA CON UNA CERILLA Y UN BIDÓN DE GASOLINA.

STIEG LARSSON, SUECIA.

EDITORIAL DESTINO. 

TRADUCCIÓN.



I

La segunda parte de la trilogía de novelas negras Millenium es, a todas luces, más apasionante que la
 primera. El suspenso y la intriga están servidos desde las primeras páginas. Esta vez, la investigación es llevada a cabo por tres partes diferentes, que sacan conclusiones distintas. La novela también se basa en el mejor conocimiento de los protagonistas, y más en concreto de Lisbeth Salander, de quien nos explican las razones por las que ahora tiene esa extraña personalidad. Todos los personajes son muy cercanos, tienen una personalidad muy definida y pertenecen al mundo de los adultos. Esto hace que la novela sea muy realista a pesar de la brutal violencia que se describe. Toda la trama es completamente impredecible. Aunque se van describiendo muchas historias paralelas, muchos personajes, muchos pensamientos y sensaciones, está tan correctamente estructurada y ordenada que en ningún momento se pierde el hilo de cada historia. Sin duda, este libro es para saborear poco a poco cada uno de los detalles que el autor va dejando en diferentes momentos, y que juntos dan un sentido total a la novela. Podría decirse que, contrario a la primera parte, esta segunda parte podría leerse dos veces sin llegar a empalagar.
II


Si dijimos de la primera parte que es buena sin llegar a ser una genialidad, de esta podría decirse que es mejor a la anterior. Mejores descripciones y un desarrollo mejor logrado de las acciones dan como resultado un producto más depurado y que satisface el hambre de lectores más sofisticados y exigentes. 

Cabe señalar, antes de continuar, que la lectura de la primera parte no es indispensable para comprender esta segunda entrega, aunque lo ideal sería haberla leído para comprender ciertas referencias y algunas situaciones a las que hace alusión el autor. 

En esta ocasión Lisbeth Salander se da unas vacaciones en el Caribe para olvidar y sanar sus heridas. A su regreso a Suecia se ve envuelta en una serie de sucesos que desencadenan en una historia de crimen y corrupción que la protagonista resuelve al final aplicando su propia ley, como es costumbre en ella. Algunos sucesos se desarrollan de forma poco creíble, como la escena en que Salander golpea, desarma y hierer a un par de pandilleros. Creo, sin embargo, que esto no le resta méritos a la narración, que se torna, como ya dije antes, impredecible. 

III


Esta segunda parte finaliza, pero la historia queda abierta y el autor nos deja con la geta abierta en espera de una tercera parte en la que dilucudar el misterio y en la que podremos conocer al fin el desenlace de esta larga historia.

us