Una mirada al mundo de las letras us

Bajo la lluvia Dios no existe


Mundo Cultural, noticias e información relevante del mundo del arte y la
cultura. 



Warren Ulloa Argüello.

Uruk Editores

Premio Nacional de Novela 2011.

I

Una novela que narra de forma cruda y realista la relación de una pareja de adolescentes envueltos en
 una historia de amor, sexo, drogas, violencia y abusos.

En ella Bernal, el protagonista y narrador, expone su visión de las cosas utilizando un lenguaje fuerte, franco, abiertamente profano, el lenguaje nuestro de cada día, el que utilizamos tanto usted como yo para comunicarnos diariamente con los que nos rodean, sin mojigatería.

La historia inicia con la llegada de Mabe, niña rica proveniente de un colegio de ricos, de donde ha sido expulsada. Se inicia entre ambos protagonistas una relación que conlleva a situaciones de sexo, alcohol, drogas, violencia y abusos en la que sale a relucir toda la podredumbre y la mierda que nuestra sociedad se ha empeñado siempre en esconder. 

En el transcurso de la narración dispara sus dardos en todas direcciones, pero con un objetivo claro y, sobre todo, con buena puntería. Es así como reciben lo suyo los más dispares sectores de la sociedad: los estudiantes, profesores, profesionales, las barras bravas, el mundillo de las modelos y promotores, políticos y funcionarios gubernamentales de alto rango, dirigentes deportivos, medios de comunicación, programillas futboleros de tercera categoría, etc. 

II

En el primer capítulo se narra la llegada de Mabe al colegio y la forma en que Bernal la visualiza y la desea. En el segundo se describe su relación con sus padres y el protagonista se entera de que su madre tiene una nueva pareja, lo cual resulta incómodo tanto para él como para su padre. En el tercero inicia su relación con Mabe, quien lo introduce en el consumo de hongos alucinógenos y otras drogas. En el cuarto aparece en escena Ratatás, un personaje tan extraño como pintoresco, traficante de todo y consumidor de todo, el cual introduce a la pareja en el comercio de hongos. A partir de ahí la acción se vuelve cada vez más compleja y la trama más envolvente, desembocando en el desenfreno propio de la juventud alocada que muchos hemos vivido de alguna manera y que crispa los nervios de los viejos. 

El personaje de Ratatás merece un análisis aparte. Si bien es el estereotipo de narcotraficante minorista, sucio, cochino, depravado, inculto; es también el estereotipo del campesino que migra a la capital en busca de un mejor futuro y termina atrapado envuelto en situaciones que avergonzarían a sus padres, quizás por el deslumbramiento que en él produce el estilo de vida desenfrenado capitalino. Es un sueño que degenera en pesadilla, un sueño que muchos migrantes han vivido. 

Después de numerosos incidentes en los que queda al descubierto un engranaje corrupto tanto a nivel privado como estatal, la historia termina como debe ser: mal para todos. 
III

Bajo la lluvia Dios no existe es una novela revolucionaria porque aborda de forma diferente, extraordinariamente irreverente e irrespetuosa el tema social y se convierte en una crítica válida para la sociedad latinoamericana en general, en donde se viven y se padecen los mismos problemas y vicios que en la Costa Rica nuestra, acostumbrada a la doble moral, la hipocresía, la corrupción generalizada, la crítica hacia afuera y el ocultamiento de la suciedad y depravaciones propias. Termina convirtiéndose en una de las mejores novelas escritas en los últimos años, a pesar de algunos errores de redacción y hasta ortográficos que en ella pueden encontrarse sin mucho esfuerzo, culpa no solo del autor, sino también de quienes tuvieron a su cargo la revisión, corrección y edición de la obra. Esto no le resta mérito ni fluidez a la novela, pero sí es un punto negro que debería ser tomado con toda seriedad por el autor y los editores. 

¿Buena, diferente a todo lo que estamos acostumbrados a leer, provocadora? Sí. ¿Pudo ser mejor? Yo, como lector exigente de tiempo completo y crítico aficionado ocasional, creo sinceramente que sí; pero lo que he leído en esta novela me deja un sabor agradable. Lectura recomendada.

us